¿Sabes cuáles son los cambios cerebrales que produce la práctica de Mindfulness?


Con el fin de poder demostrar de forma fiable los efectos beneficiosos del Mindfulness, es necesario encontrar los mecanismos neurobiológicos subyacentes a estas mejoras. Entre las publicaciones de los últimos años se encuentran revisiones sistemáticas y los primeros meta-análisis que tratan de reunir la evidencia científica al respecto.

‘Se correlaciona el Mindfulness con emociones positivas y un efecto positivo en el sistema inmune’

En relación a los resultados mediante electroencefalograma (EEG), varias investigaciones apuntan a cambios en la asimetría de la actividad alpha prefrontal del hemisferio izquierdo, que correlaciona con emociones positivas y un efecto positivo sobre el sistema inmune.

‘Se han descubierto 8 regiones diferentes entre los meditadores expertos y los no meditadores’

En relación a los cambios estructurales, el meta-análisis de Fox (2014) trata de investigar qué regiones cerebrales son diferentes entre meditadores expertos y no meditadores (incluyen estudios realizados con diferentes tipos de meditación, incluido el Mindfulness). Encuentran 8 regiones diferentes, con un tamaño del efecto medio: el córtex frontal (que relacionan con la meta conciencia), el córtex somatosensorial y la ínsula (áreas relacionadas con la conciencia corporal), el hipocampo (relacionado con los procesos de memoria), el córtex cingulado anterior y medio y el córtex orbitofrontal (relacionadas con el self y la regulación emocional) y el fascículo longitudinal superior y el cuerpo callosos (implicado en la comunicación intra e interhemisférica).

‘La práctica de Mindfulness está asociada con mejoras en la orientación atencional y la capacidad de alerta’

También es interesante destacar la investigación en relación a los cambios funcionales observados. En relación al efecto del Mindfulness sobre la atención, la revisión sistemática de Chiesa concluye que las primeras fases de la práctica de la meditación están asociadas a mejoras en la orientación atencional y la monitorización del conflicto atencional, mientras que fases más avanzadas están asociadas a mejoría en la capacidad de alerta.

De hecho, varios estudios que utilizan resonancia magnética funcional apuntan como responsables a los cambios en la activación del córtex cingulado rostral anterior y del córtex prefrontal dorsomedial en ambos hemisferios, que sugieren que los meditadores expertos mejoran su regulación de los procesos atencionales a largo plazo.

‘El Mindfulness produce cambios en la meta-conciencia: Mayor autoestima y mayor auto aceptación’

Asimismo, otro de los posibles efectos del Mindfulness es la mejora en la regulación emocional. Varios estudios han observado una disminución de la activación de la amígdala en respuesta a estímulos emocionales durante los estados mindfull así como en estado de reposo, sugiriendo un arousal emocional disminuido (pero se observa sólo en meditadores principiantes, no tanto en expertos).

También se han encontrado cambios en la activación de la red neuronal por defecto, que es la responsable de la actividad de pensamiento mientras el cerebro está en reposo. Parece ser que el tiempo de activación de esta red es menor en meditadores, sugiriendo que el entrenamiento en meditación puede mejorar la capacidad de regular voluntariamente el flujo del discurso automático, siendo la responsable de los cambios en la meta-conciencia. Los cambios en esta red podrían ser los responsables de una auto representación más positiva, mayor autoestima, mayor autoaceptación y estilos de autoconcepto ligados a menor psicopatología observados mediante el entrenamiento en Mindfulness.

‘La práctica de la meditación puede proteger del deterioro cognitivo ligado a la edad y una mayor conciencia de las sensaciones corporales’

Es de interés mencionar algunos resultados obtenidos en relación a cambios del “rasgo” Mindfulness: algunas evidencias apuntan que la meditación puede ofrecer protección del deterioro cognitivo ligado a la edad a través de la inhibición de la reducción de materia gris. Y por último, también se han reportado cambios en la actividad de las áreas relacionadas con la interocepción y la atención, como el córtex prefrontal, la ínsula anterior izquierda y el hipocampo izquierdo, que correlacionan con una mayor conciencia de las sensaciones corporales.




  • Chiesa, A., Calati, R., & Serretti, A. (2011). Does mindfulness training improve cognitive abilities? A systematic review of neuropsychological findings. Clinical Psychology Review, 31(3), 449–464. http://doi.org/10.1016/j.cpr.2010.11.003

  • Chiesa, A., & Serretti, A. (2010). A systematic review of neurobiological and clinical features of mindfulness meditations. Psychological Medicine, 40(08), 1239–1252.

  • Fox, K. C. R., Nijeboer, S., Dixon, M. L., Floman, J. L., Ellamil, M., Rumak, S. P., … Christoff, K. (2014). Is meditation associated with altered brain structure? A systematic review and meta-analysis of morphometric neuroimaging in meditation practitioners. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 43, 48–73.

  • Tang, Y.-Y., Hölzel, B. K., & Posner, M. I. (2015). The neuroscience of mindfulness meditation. Nature Reviews Neuroscience, 16(4), 213–225.